Page 18 - Psicoesfera_Regular8_40
P. 18

del clima, el concepto de intercambio de
             dinero por cosas,el tiempo oel compor-
             tamiento tanto humano como de otros
             animales.


             Aún así la realidad era que seguía sien-
             do  un  chimpancé  venido  del  circo y
             fotógrafo amateur a su pesar. Y así le
             pasaban los días entre turistas,jaulas y
             chimpancés. Mikki no congeniaba bien
             con sus compañeros, ellos  no  sentían
             que fuese parte de su grupo y por ese
             motivo le rechazaban; por su parte, Mi-
             kki no comprendía su naturaleza embru-
             tecida y sentía pavor cuando alguno de
             ellos sucumbía momentáneamente a los
             estragos  del encarcelamiento y se com-
             portaba como un lunático fuera de control.


             El  encarcelamiento  no provocaba ese
             efecto en Mikki, que podía controlar sus
             impulsos y utilizarlos a su favor. Sin em-
             bargo,  la  convivencia  se complicaba  a
             menudo por lo que se decidió colocarle
             en un recinto separado; se observó que
             estaba mucho más tranquilo y que en el
    Revista PsicoEsfera
             grupo reinaba una relativa paz, por lo
             que continuó allí indefinidamente.
    18

             Un día vio al guarda, ya casi un anciano,
             delgado y con el pelo cano, paseando
             por  el  zoo  con  otro  hombre,  que  más
             que un zooera un escueto parque-zoo-
             lógico  con  especies pequeñas  y  poco
             numerosas.  Este hombre,  que  demos-
             traría  ser  un  auténtico  zote sin  escrú-
             pulos, se encargaría del zoo por las no-
             ches. Trabajar de noche en una garita
             privada rodeado únicamente por seres
             inofensivosle  parecía una  idea  maravi-
             llosa,  aunque  eso fue  lo  que  terminó
             por hundirle, pero esa es otra historia.
             Mikki lo observó detenidamente durante
             días y llegó a una conclusión fascinante,
             aquel tipo era como sus antiguos com-
   13   14   15   16   17   18   19   20   21   22   23